El Poder de la Imaginación

Read this post in English here.

Power of Imagination at Work

Imaginación y Creatividad

Estoy participando en un programa actualmente que motiva a los participantes a utilizar su ceatividad.  Y me encanta saber o darme cuenta de lo creativa que soy y la magia que eso produce.  No me importa imaginar cosas grandes y maravillosas.  Por supuesto, no tengo ni idea de cómo se va a manifestar todo lo que imagino, si es que se manifiesta, pero la verdad es que tampoco importa.  Lo genial de esto es que es como poner a funcionar las tuercas, arandelas y tornillos de la imaginación, que de poco uso, se oxidan y quedan congeladas en la memoria de lo que podría ser, pero que soy incapaz de imaginar.

Alguien dijo que si lo puedes imaginar, puede suceder.  Pues si, las evidencias son muchas.

Pero, ¿qué tiene esto que ver la imaginación con el trabajo que realizamos en Genuine Contact?

Yo lo veo como una pieza fundamental del éxito de los profesionales que trabajamos con esta metodología de trabajo.  Porque se trata justamente de eso… utilizar la imaginación.  Por supuesto que el Programa y sus diferentes elementos tienen lineamientos, guías, procedimientos… pero sobretodo, es una fuente de imaginación que siempre me sorprende.

Hace pocos días, estuve conversando con mi compañera Doris Gottlieb (Amsterdam, Holanda) sobre un diseño que estaba realizando para un trabajo de ocho horas, que era realmente importante para ella.  Me sorprendió tanto los diferentes elementos que incluyó en su diseño y también me sorprendió la conversación que tuvimos y todas las opciones que podía aplicar para que su reunión tuviese éxito y alcanzar el objetivo que se había propuesto para ese grupo de personas.

Esperanzas y Temores

Veo la magia de la imaginación en esa parte de nuestro trabajo que llamamos Esperanzas y Temores.

Estoy tan agradecida por haber llegado un día a este Programa y cuando Birgitt Williams nos pidió que nos reuniéramos con un grupo de compañeros y conversáramos sobre nuestras Esperanzas y Temores con respecto a la formación, que lo plasmáramos sobre papel.  Los primeros minutos para mí fueron de ¿qué?  ¿qué es lo que Birgitt me está pidiendo? Y entonces comenzó el fluir, la imaginación… de verdad permitir que salieran sin temor todas las cosas que me imaginaba que podrían salir mal, conversarlas con un grupo de personas que tenían temores similares y diferentes.  Y las esperanzas… bueno, ¿para qué limitarlas? ¿Verdad?  También compartirlas y plasmarlas.

Cuando utilizo esta parte de nuestro programa en la mayoría de las reuniones que facilito, uno de los comentarios más frecuentes de los participantes es que se reconectaron con su niño interno.  Muchos tienen años sin coger un color o hacer un dibujo, sin pegar una calcomanía o pegatina, sin usar escarcha o purpurina.  ¡Ah y aunque hablan de esperanzas y TEMORES, los temores ya no son monstruos, son solo parte de nuestra imaginación! Puede que ocurran, puede que no.  Pero no son más grandes que nosotros.

Y también he notado la tristeza de quienes tienen esas tuercas, arandelas y tornillos oxidados… duele, hay que aflojar, echar un poco de aceite (amor y compasión) a esa imaginación para que vuelva a moverse con fluidez.  Muchas personas lloran ante su olvido y falta de práctica.  Lo hermoso es ver como, cuando comienzan, sus rostros se iluminan con la luz de esos niños que estaban dormidos y quieren jugar.

¡Que viva la imaginación y su poder!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *